Las creencias sobre el dinero son ideas que aceptamos como verdades absolutas, producen una gran influencia en nosotros y nos sirven como recursos propios o como limitaciones personales, sean ciertas o no.

Las creencias afectan nuestra manera de observar el mundo, salud, las relaciones que establecemos con los demás, nuestras conductas y comportamiento e incluso nuestra propia salud en determinadas ocasiones. El dinero, es otro factor en el que las creencias influyen de manera determinante.

Si las creencias nos sirven como ayuda y nos benefician decimos que van unidas a la Cultura de Prosperidad, mientras que las creencias limitantes, que nos paralizan y nos perjudican están más relacionadas con la Cultura de Pobreza.

Si queremos que nuestros hijos obtengan una adecuada formación acerca del dinero, tenemos que ser conscientes de cuáles son nuestras creencias, descubrir cuáles nos aproximan a la Cultura de Prosperidad y cuáles nos acercan a la de Pobreza para tener en cuenta lo que estamos transmitiendo. El lenguaje y el comportamiento diario son lo que mejor manifiesta el resultado de las creencias sobre la Prosperidad en nosotros.

De todas formas, casi nadie reflexiona sobre las creencias de forma consciente. La mayoría de nosotros vivimos sometidos por nuestras creencias, actuamos según ellas y creamos nuestro sistema de vida a su alrededor aunque no estemos de acuerdo de forma consciente o inconsciente.  En numerosas ocasiones nos sentimos frustrados e irritados a consecuencia de actuar “dirigidos” por nuestras propias creencias cuando no vemos incapaces de comportarnos de otra forma. Es el momento de revisar cuáles son las creencias que nos limitan respecto al dinero y la abundancia y procurar cambiarlas.

Vamos a repasar una serie de creencias que tienen que ver con el dinero y la riqueza para que puedas identificarte con algunas de ellas. Fíjate bien en lo que significa cada una de las oraciones y verás como muchas te conectan con la niñez y con experiencias pasadas. Es posible que descubras creencias que no conocías y que te sugieran algo especial y otras que te suenen muy familiares. Ten en cuenta que estas ideas pueden tener un efecto limitante en algunas personas y para otras, al contrario, pueden ser estimulantes, así que dales un repaso y localiza las que te están bloqueando a ti:

  • El dinero es el origen de todos los males.
  • No merezco tener riqueza.
  • Si me hago rico y lo pierdo todo después me consideraré un fracasado.
  • No hay suficiente dinero para todo el mundo.
  • Para que yo tenga más dinero, otra persona debe perderlo.
  • La gente me va a odiar si me hago rico o si tengo éxito.
  • Prefiero tener menos dinero que hacerme responsable de los problemas de otro.
  • Mis padres fueron pobres, si me hago rico les voy a traicionar.
  • La riqueza atrae a la riqueza y la pobreza atrae a la pobreza.
  • Me considero inteligente y con talento, así que ya debería ser rico.
  • El dinero se debe usar para hacer el bien.
  • Es muy complicado gestionar el dinero.
  • Es muy difícil conseguir dinero.
  • Sólo puedes conseguir dinero si trabajas duro.
  • Si quieres ahorrar dinero debes privarte de hacer y comprar cosas.
  • El dinero es equivalente al tiempo.
  • El dinero está reñido con la espiritualidad.
  • A menudo hay que hacer cosas desagradables o incómodas para conseguir dinero.
  • Nunca tengo suficiente como para regalar o compartir.
  • Aceptar dinero me supone adquirir obligaciones.
  • El dinero no hace la felicidad.
  • El dinero te puede arruinar la vida.
  • El dinero te puede convertir en una mala persona.
  • Nunca voy a tener riqueza suficiente.
  • Voy a vivir más tranquilo si me dedico a conseguir lo justo para vivir.
  • Siempre obtenemos lo que nos merecemos.
  • No está bien comprar cosas innecesarias.
  • Necesito tener propiedades para sentirme seguro.
  • Ser propietario de patrimonio acarrea muchas preocupaciones.
  • La preocupación por el dinero se contagia.
  • Si no despilfarro me van a querer más o me van a aceptar mejor.
  • Si tengo mucho dinero, la gente va a ser más amable conmigo.
  • Tengo que ocultar mi riqueza para que la gente no me trate mal ni me envidie.
  • Si cobro demasiado puede parecer que soy un fraude.
  • Cuánto más barato compre más dinero podré ahorrar.
  • Todo el mundo quiere más, la ambición es insaciable.
  • No puedo evitar gastarme el dinero, es superior a mí.
  • Odio gastar dinero en cosas intangibles, que se agotan o se pueden romper.
  • No me parece justo que otros sean más prósperos que yo.
  • El karma castiga a los ricos.
  • Los poderosos castigan a los pobres.

Alberto Lozano