Linaje paterno y linaje materno

Cuando hablamos del linaje paterno y el linaje paterno en el Transgeneracional, hacemos referencia a diferentes valores y diferentes elementos que cada uno de los linajes transmite en la familia.
 

El linaje paterno va muy ligado a la energía y a la fuerza.

 
Transmite una serie de elementos como la voluntad, el poder, la fuerza y la autoridad que ayudan a que podamos mantener el éxito en nuestra vida.
Si hemos conseguido la abundancia, nos ayuda a ser capaces de no dejarnos abatir por las dificultades, por los obstáculos y tener la entereza suficiente para mantener ese éxito.
La energía paterna equivale a ese poder y esa fuerza que nos van a ayudar a vivir y a mantenernos en pie.
 

El linaje materno, simboliza más la nutrición y la alimentación.

 
Tiene que ver con la consecución de la abundancia, es decir, lograr traer a nuestra vida todos los elementos que necesitamos para vivir en prosperidad.
Equivale a la leche materna, es la fluidez, el agua, el líquido elemento que nos ayuda a sobrevivir  y a que no nos falte el aliento de la vida ni el amor.
Padre y madre

Buscando el equilibrio

Estar en paz y aceptar a nuestros padres nos va a ayudar a conseguir vivir en abundancia y a poder mantenerla de forma permanente durante toda nuestra vida.
Simbólicamente, la madre representa la abundancia tal como nos llega del Universo, tal como aparece en nuestra vida y el padre representa la fuerza para alcanzar y mantener el éxito en lo que nos propongamos, la voluntad para prolongar nuestra prosperidad durante el resto de nuestra vida.
 
En definitiva, es importante aceptar a nuestros padres, tomar la parte de cada uno de ellos y estar bien con ellos.
Si no hemos llegado todavía a ese equilibrio deberemos dar pasos importantes como:
  • Perdonar si hay algo pendiente que nos separa de ellos.
  • Comprender y aceptar cómo son y la forma en la que nos han educado.
  • Practicar el agradecimiento hacia ellos por habernos dado la vida, la protección y el alimento.
Si falla en nuestra vida el equilibrio entre estos dos pilares, entre el linaje masculino y el femenino,  fallará nuestra economía, fallará nuestro trabajo y fallará incluso nuestra salud.
 
Estar bien con nuestros padres es estar bien con nosotros y con nuestros hijos.
Nuestra felicidad depende de ello.

¿Te interesa el transgeneracional?

Aprende ahora todo lo que siempre quisiste saber sobre tu familia y los patrones que has heredado de ella.

He creado un curso para aprender a crear el árbol genealógico especialmente diseñado para ti